Del norte de África al gran bazar de nuestras calles. Su carrera de obstáculos diaria se complica unos cuantos grados cuando se cruza con el destino de nuestros okupas.