A grito de "¡asamblea!" es el líder-cabecilla-cerebro de los okupas.
Comprometido con la causa y la labor que el centro social desarrolla en el barrio... tiene, como todos, algun amorío del pasado que puede pincharle más que mil maderos.