El embajador cubano todo un public relations. Pero su ambición va mucho más allá del sillón que ahora okupa, perdón, ocupa.